top of page
  • Foto del escritorMDLC

La constancia. Consejos para llegar a ella.


-"La constancia es la virtud por la cual todas las otras virtudes dan fruto"-


Nunca he sido de frases motivadoras ni citas llenas de positivismo, pero ésta sobre la constancia la leí cuando comencé a opositar y se me quedó grabada.


Ser constantes en el estudio, invirtiendo tiempo y esfuerzo en vuestro objetivo será lo que os lleve directos a la plaza por la que estáis luchando. Hace poco leía que cada opositor invierte una media de dos años en el proceso de estudio de una oposición, de ahí que sea tan importante mantener un ritmo adecuado, siendo tenaces sin que la desesperación pueda con nosotros.


Como todo en esta vida, todo es cuestión de práctica, rutina y confianza en uno mismo.


Muchas de las opositoras que me seguís en redes me preguntáis a menudo cómo era capaz de sobrellevar el "turno fantasma" durante tanto tiempo seguido. La clave: LA CONSTANCIA.


En esta publicación os quiero hablar sobre tres aspectos básicos para conseguir ser perseverantes en nuestro objetivo y no tirar nuestro valioso tiempo por la borda para llegar a la meta.

¡Empezamos!

1. Planifica el estudio semanalmente


Planificar el estudio es fundamental para conseguir unos objetivos eficaces que nos permitan ir enlanzando poco a poco los conocimientos básicos con los más complejos. Mi consejo es que alternéis aquellos temas que os resultan más asequibles y fáciles de comprender con los temas más complicados. Por poco que nos guste, suelen ser esos temas "difíciles" los que con más probabilidad pregunten en nuestro examen. La opción de dejar los bloques mas tediosos para el final no es una buena estrategia: estaremos más agotados mental y físicamente.


Por eso es tan importante que organicemos el estudio e intentemos cumplir con lo que nos hemos propuesto . Eso nos asegurará ir avanzando de forma satisfactoria.


2, Crea tu rutina


Cuando pretendemos ser constantes en algo es necesario, primero, estar convencidos de querer hacerlo y segundo, organizar el tiempo y tu vida diaria para que no hayan excusas que te impidan llevarlo a cabo.


En el estudio de una oposición no funcionan los buenos propósitos de año nuevo: voy a hacer más deporte, voy a dejar de fumar.... El estudio deberá formar parte de nuestra vida diaria desde el primer día que tomemos la decisión, y es algo que sólo depende de nosotros. Cuanto antes crees tu rutina de estudio y establezcas tus horarios, más rápido lo incorporarás a la rutina y sentirás que es una obligación más a la que debes responder si quieres conseguir la plaza.


3. Anota tus avances


Comencé con esta estrategia a los tres meses de estudio. Al principio estaba perdida, no entendía nada y veía todo imposible. Poco a poco comencé a entender algunos conceptos, algunas veces me confiaba demasiado y pensaba que un tema era facilísimo hasta que hacía el primer test y no acertaba ni una pregunta.


Antes de que la frustación pudiese conmigo comencé a anotar en una especie de "diario" los avances más importantes: a las cuatro meses empecé a encontrar la diferencia entre el segundo y el tercer grado penitenciario, a los seis meses los conceptos me eran familiares, a los ocho era capaz de explicar en qué se basaban cada uno de ellos y a las diez meses fallaba pocas preguntas relacionadas con este tema. Y así con las partes más importantes para mi oposición. Parecía imposible el primer mes, pero finalmente, después de muchas horas delante de las leyes, identificaba los artículos y me permitía dedicar más tiempo a aquellas ideas que aún no había "machacado" del todo.


Para mi, esta forma de dejar constancia de mi evolución, me sirvió para comprobar cómo siendo constante había conseguido avances importantes.  


Cuando alguien es constante demuestra que está convencido de lo que hace, que nada lo va a parar y que si no es ahora, será más tarde, pero que la recompensa llegará.


¡Os animo a que lo intentéis!


¡Hasta pronto!


M.


1249 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page