top of page
  • Foto del escritorMDLC

Superar los momentos de bloqueo


¿Cuantas de vosotras habéis sentido esa sensación de bloqueo absoluto en algún momento de la oposición?


Te levantas a la misma hora de siempre, desayunas el mismo café de siempre, te sientas en tu lugar de estudio de siempre pero, sin embargo, te encuentras rara.


No sabes por donde empezar la parte del temario que te toca hoy, lees las primeras páginas hasta que te das cuenta que has estado pensando en todo menos en lo que estabas leyendo, sientes que no avanzas en nada y haces el peor test de la historia. Te levantas, te sientas, bebes agua, pero no... hoy no es tu día y no eres capaz de saber por qué tu mente ha decidido volverte loca en mitad del estudio.



¡Tranquila!

Creo que son sensaciones que todo opositor padece en algún momento de la preparación. Normalente ocurre en tres etapas de la oposición:


1. Las primeras semanas de estudio.


Ya tienes el temario y todo lo necesario para empezar, has comenzado a leer la Constitución y te vas adentrando poco a poco en las "entrañas" de la legislación. Vas a clase y crees que todos avanzan más rápido que tú y que todas las horas que dedicas a estudiar no se ven reflejadas cuando intentas hacer un test de conocimientos de la materia que has estado repasando.


Llega el primer momento de bloqueo: ¡No sabes por qué te has metido aquí!


¡No te preocupes!

Aún estás asimilando los primeros meses de tu vida opositora, (más dura de lo que al principio podía parecer! Crees que no hay luz al final del túnel y que esto no es para ti.


Si eres capaz de superar con exito esta primera etapa de dudas y bloqueo, ¡enhorabuena! Estás convecida con lo que estás haciendo y seguro que serás capaz de llegar hasta al final.

2. Llevas más de medio año estudiando y ni siquiera sabes si convocarán la oposición o cuál será la fecha del examen.


En esta fase no hay vuelta atrás. Ya estás inmersa en este mundo y es difícil salir. Sabes demasiado de tu temario como para abandonar pero aún te quedan meses de incertidumbre por delante que te hacen replantearte cada día si todas las horas invertidas, los días sin salir y la pérdida de vida social y familiar merecen realmente la pena.


Permiteme decirte que ¡sí, merecen mucho la pena! Aunque ahora no lo veas y aunque tengas que levantarte muchas veces después de estar días bloqueada y sin níngun tipo de motivación. A estas alturas no puedes abandonar todo lo que ya llevas trabajado. ¡Sólo te queda una parte!


3. Quedan menos de dos semanas para hacer la prueba.


¡Bloqueo absoluto nivel 100! No te acuerdas de nada, no te da tiempo a repasar todo el temario, mientras duermes también estudias, sueñas con leyes, la vida se vuelve gris, casi no sales, rechazas planes cada cinco minutos y te ha dejado de dar el sol....


La vida parece acabar, pero ¡son solo dos semanas de nada! Si ahora te esfuerzas, reviertes todos esos pensamientos negativos en cosas buenas y das todo de ti, piensa que serás funcionaria, que tendrás casi todas las tardes libres para que te vuelva a dar el sol en la cara, seas tu la que propones miles de planes cada cinco minutos, la vida se vuelva rosa y duermas soñando en tu próximo viaje...


¡Mejor pensar eso que lo contrario!


¿No creéis?


M.

767 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page